Cómo mejorar la memoria: ¡Utiliza estos 20 consejos a tu favor!

Si has llegado hasta aquí es porque te preocupa, o en algún momento has pensado en cómo mejorar la memoria. Incluso puede que tengas algún familiar o amigo al que quieras ayudar a superar este problema. Pero no te desanimes, ¡llegaste al sitio indicado! Aquí voy a mostrarte algunos consejos que, sin duda, te serán de utilidad para revitalizar tu mente y recordar las cosas que te pasan a diario.

¿No recuerdas dónde dejaste las llaves o el móvil? ¿Llegaste a la escuela o al trabajo y has dejado en casa algo importante que necesitabas? ¿Se te han quedado cosas pendientes por hacer por no recordarlas? ¿Se te ha olvidado un número de teléfono, nombre o dirección? No te preocupes, nada de esto te pasa solo a ti, de hecho le pasa en mayor o menor medida a todo el  mundo. Lo importante aquí no es el problema en sí, sino tener las ganas de superarlo.

Si sigues leyendo, voy a enseñarte algunos trucos para que sepas cómo mejorar la memoria a corto y largo plazo.

Aquí tienes mis consejos:

1. NO TIENES MALA MEMORIA

Tus pensamientos son extremadamente importantes porque es lo que sientes en tu interior. Si los vuelves contra ti, acabarán trabajando en tu perjuicio y no en tu beneficio como debería ser. Cada cosa que te dices o te repites sobre ti mismo te afecta negativa o positivamente, así que no puedes dejar que los malos pensamientos te absorban: ¡échalos fuera!

Elimina pensamientos negativos

De nada te sirve pensar todo el tiempo: “tengo una mala memoria”, “nunca me acuerdo de nada”, “soy incapaz de recordar las cosas”; ¡detente!, te estás autodestruyendo. Aunque esto sea en parte cierto, si te lo repites una y otra vez, solo lo aumentarás. Trata de cambiar esa imagen mental y decirte: “si tengo calma me acordaré”, “no se me va a olvidar”, “puedo recordar las cosas”, “solo es un olvido puntual que voy a superar”.

Si quieres saber cómo mejorar la memoria, no te tortures, no te castigues ni te maltrates. Incluso, si tuvieras una enfermedad degenerativa que afectara las zonas de tu cerebro relacionadas con el proceso de recordar, ¡puedes mejorar mucho si entrenas tu mente!

Cómo mejorar la memoria

2. PRESTA ATENCIÓN

A veces el proceso de recordar u olvidar algo, es solamente el haber prestado atención en primer lugar. La vida moderna es en extremo agitada, dinámica. La mayor parte del tiempo estás haciendo más de una cosa a la vez, o estás pendiente del móvil o la televisión.

Si no atiendes una conversación o una indicación que te dan, ¿cómo esperas acordarte?

La falta de memoria no sería el problema, en este caso, sino la falta de atención. Así que lo primero que quiero recomendarte es eso: escuchar, atender al que nos habla, tratar de estar en una sola cosa a la vez si es importante, dejar de hacer todo eso que haces al mismo tiempo y focalizarte en lo que quieres recordar después.

3. PERSONALIDAD ACTIVA

Recordar cosas y tener buena memoria, a veces está muy asociado a tu personalidad. Puede que seas de las personas que les gusta dormir mucho o muchas veces al día, o estar en un cómodo sofá viendo la televisión, o sentado sin hacer nada; si eres de esas personas que se dicen “pasivas”, es muy probable que se te olviden las cosas.

Para saber cómo mejorar la memoria debes dejar esa pasividad de lado y convertirte en una persona activa. Salir de casa, cambiar hábitos como dejar de ver televisión por leer, practicar algún ejercicio, socializar, conocer gente y lugares nuevos; todo eso puede ayudarte a mejorar tu capacidad de recordar las cosas.

Si tu cuerpo pasa todo el día sin hacer grandes esfuerzos o casi ninguno, tu cerebro terminará por adaptarse a este ritmo y tampoco querrá esforzarse por recordar nada.

4. CAMBIA TUS COSTUMBRES

Pudiera parecer que te estoy recomendando lo mismo, pero es solo que ambas cosas están estrechamente relacionadas entre sí. Si ya has decidido esforzarte por saber cómo mejorar la memoria y ganar en actividad física cada día, aquí tienes otro truco.

Uno de los ejercicios que puedes practicar a diario es utilizar tu mano no dominante para hacer las cosas. Prueba cepillarte los dientes con la otra mano, cambiar el cubierto al comer, tomar el peine o usar el jabón. Resultará un ejercicio un poco complicado, ¡pero extremadamente útil!

Son muchas las acciones cotidianas que puedes cambiar para determinar cómo mejorar la memoria. Puedes tomar un camino distinto al irte o regresar del trabajo o la escuela, visitar lugares nuevos, vestirte con los ojos cerrados, o incluso acompañar a alguien a un sitio teniendo la dirección y guiando tú (aunque esa otra persona conozca perfectamente el camino).

Se trata de hacer que tu cerebro se esfuerce, y activar zonas aparentemente dormidas cuando hacemos cosas rutinarias o monótonas cada día, y que pueden volverse inconscientes, automáticas.

5. CIERRA LOS OJOS

Una de las cosas que más puede ayudarte a recordar es cerrar los ojos. Al estar con los ojos abiertos, es fácil que cualquier cosa nos distraiga de aquello que estamos intentando recordar.

Si estás en una situación en la que quieres acordarte de algo, respira, ten calma, y ¡cierra los ojos! Esto hará que te concentres exactamente en recordar lo que olvidaste, ¡haz la prueba!

Cómo mejorar tu memoria

6. MÚSICA INSTRUMENTAL

Hay personas que recomiendan la música como terapia para poder recordar las cosas. Por supuesto, no debe ser música con una letra que te distraiga porque así jamás vas a concentrarte.

Busca una melodía agradable, que te incite a la calma y a la relajación; escoge un horario todos los días y practica recordar cosas que se te han olvidado (si se te olvidan muchas) o solamente relajarte. Cuando logres vincular esta música con el proceso de estar calmado y recordar, solo tendrás que tomarte un momento cuando olvides algo, poner la melodía y te acordarás.

7. NAVEGAR POR INTERNET

Hay quienes recomiendan navegar por Internet para mantener una buena memoria. No se trata de estar todo el día pegado al ordenador o al móvil, pero esto puede ayudarte mucho.

La gran cantidad de información que se genera en la red hace que tu cerebro esté todo el tiempo activo leyendo, y esto posibilita su correcta funcionabilidad. No obstante, debes hacerlo con moderación, porque estarás tan entretenido que puede que se te olvide hacer las cosas en la vida real.

Con Métodos de estudio eficaces: ¡aprende como los grandes genios!, podrás conocer más sobre las ventajas del Internet y otros medios para tu estudio.

8. SIESTAS

Para saber cómo mejorar la memoria, te cuento que un estudio reciente demostró que realizar una siesta corta durante el día, puede mejorar tu memoria y tus capacidades cognitivas. No, no se trata de dormir, a pierna suelta, todo el día; dije una siesta corta, de 20 a 45 minutos bastará.

El agotamiento de la jornada laboral o escolar puede causar que no razones bien y que no te acuerdes de las cosas. Es como un motor que está sobrecargado, si logra descansar y enfriarse un breve período de tiempo, funcionará a la perfección después de esto.

Si te es posible, toma una siesta corta a mitad del día o en la tarde, para recargar baterías y dejar descansar a tu cerebro un poco. Será como desconectarte por un tiempo y luego volver al trabajo. Es como si reiniciaras el sistema.

Recuerda:

Para saber cómo mejorar la memoria debes tener en cuenta que si te gusta dormir o no tienes la capacidad biológica para cronometrar esas siestas, (hábito que puedes adquirir con el tiempo), pon a funcionar algún tipo de alarma o despertador, el temporizador que tienen la mayoría de los móviles puede funcionar.

De lo contrario, terminarás durmiendo más de lo esperado y te costará mucho volver a arrancar; estarás cansado, somnoliento y tendrás el efecto contrario: ¡más trabajo al recordar cosas!

Y a la hora del sueño nocturno, relájate para lograr que sea apacible y tranquilo para que consigas descansar; recuerda que debes hacerlo de 6 a 8 horas diarias. Esto hará que tu cerebro pueda consolidar la información aprendida durante el día, la cual se almacenará en tu banco de memoria a largo plazo. De esta manera, se fortalecerá tu cerebro y tus neuronas estarán frescas a la mañana siguiente para trabajar bien.

Cómo puedes mejorar la memoria

9. OXITOCINA

La oxitocina es una hormona que actúa en el cerebro, y es una de las encargadas de crear bienestar en este y en nuestro cuerpo; además, controla las emociones y comportamiento social, nos ayuda a estar en mejor estado anímico, ya que baja los niveles de estrés.

Está vinculada al amor, la confianza, la generosidad, la empatía, los vínculos y muy importante: a la memoria. Esta hormona está ligada a nuestro comportamiento psico-emocional y sexual; puedes aumentarla con actividades que fomenten estados de bienestar positivos, condiciones de calma y amor.

Al compartir con la persona amada, nuestra familia, en actividades como el yoga, escuchar música y cantar, entre otras; además, te sentirás relajado y podrás distraerte de todo por un rato, lo que ayudará a tu cerebro a descansar para luego reactivarse y trabajar. Así, sabrás cómo mejorar la memoria.

10. APRENDE COSAS NUEVAS

Otra de las cosas que puedes hacer para saber cómo mejorar la memoria, es aprender cualquier cosa nueva. Todo el tiempo debes tratar de incorporar habilidades para que tu cerebro no se acostumbre a las que ya conoce, y tenga nuevos retos que harán que se activen nuevas zonas de la corteza cerebral.

Puede tratarse de cualquier cosa: un arte manual, el origami, la cocina, el dibujo, etcétera. Lo importante es encontrar cada día nuevas habilidades que te apasionen y tratar de dominarlas poco a poco.

Además, descubre los beneficios de la relación de Memoria a largo plazo y comprensión lectora, para que puedas aplicarlos a tu vida.

11. APRENDE UN IDIOMA

Esta es otra de las habilidades de las que hablaba, pero que requiere tratamiento especial. Nunca es tarde para volver a estudiar; de hecho, mientras más años tengas, más reto implicará para tu cerebro y ¡más activo estará!

Aprender un idioma nuevo implica que tu cerebro trabaje en varias funciones a la vez, además de la memoria.

Si te resulta muy complicado, puedes probar recordar primero algunas palabras y sus pronunciaciones e ir progresando poco a poco. Recuerda, no se trata de correr, sino todo lo contrario, de ir paso a paso andando el camino.

Mejora tu memoria

12. TÓMATE TU TIEMPO

Otra de las causas por las cuales no recordamos es porque, además de la falta de atención, no nos hemos tomado el tiempo de crear ese recuerdo.

Si tienes que recordar algo importante que te están diciendo, debes interiorizarlo bien para lograr atraparlo en tu memoria, de lo contrario será como si no te hubieran dicho nada y caerá en el olvido. Hay quienes afirman que debes tardar al menos 8 segundos en concentrarte en eso que deseas recordar después, para que quede fijado correctamente en tu mente.

13. OBSERVACIÓN

Quizás no eres de esas personas que se dicen observadoras y no sabes cómo lo logran ellas. Estás en un lugar y quieres recordar qué hiciste exactamente, dónde dejaste algo, o cómo iba vestida esa persona genial.

Pues es muy simple, no es que no seas observador, es que no sabes cómo tomar fotos mentales. No se trata de tener memoria fotográfica y acordarte de cada detalle. Pero si prestas la correcta atención, descubrirás que recuerdas más de lo que esperabas en cualquier circunstancia.

Si estás interesado en algo más sobre estos temas, descubre prácticas estrategias de lectura: ¡consigue leer de forma rápida y efectiva!, que te ayudarán a aprovechar al máximo tu jornada laboral o estudiantil.

14. INVOLUCRA VARIOS SENTIDOS

Si estás estudiando o quieres recordar algo en particular, aquí te va otro truco para saber cómo mejorar la memoria: utiliza otros sentidos.

No solo la vista y la capacidad de observación pueden ayudarte. Si vinculas el tacto al escribir lo que quieres recordar, será como si lo leyeras o memorizaras ¡dos veces! Y si aumentas el sentido de la audición, ¡se multiplicará por tres!

Lee en voz alta o repite lo que quieres recordar a la vez que lo interiorizas, ¡verás que te acordarás luego!

15. USA LOS OBJETOS A TU FAVOR

Un truquito que puedes usar para saber cómo mejorar la memoria, es el siguiente: seguramente llevas siempre contigo un anillo o un reloj de pulsera, pues pueden ser grandes aliados para recordar algo.

Si tienes algo importante que hacer y no hay manera de anotarlo o no hay tiempo, piensa en eso unos segundos mientras cambias de dedo tu anillo o de muñeca tu reloj, o simplemente lo pones en otra posición al girarlo. Cuando veas más tarde estos objetos así, en una posición que no es la habitual, te acordarás de inmediato de lo que tenías que hacer.

Practica este ejercicio dando siempre tiempo para crear el recuerdo y vincular el objeto con lo que tienes que tener presente y no olvidar, ¡verás que funciona!

 

16. EJERCICIOS FÍSICOS

El ejercicio físico y la buena memoria

Practicar deportes o algún tipo de ejercicio físico con regularidad, te ayudará más de lo que crees a tener una buena memoria.

Ejercitar y fortalecer tu cuerpo hará que se fortalezca también tu cerebro. Actividades tan simples como trotar o correr una media hora diaria, o tres veces por semana, posibilitará que llegue más oxígeno a tu cerebro en la sangre y esto lo revitalizará, ¡haz la prueba!

17. EJERCICIOS PARA LA MENTE

Por supuesto, ejercitar el cerebro también es muy buena opción si de mejorar la memoria se trata. Además de placentero, puede resultarte muy útil la práctica de algunos juegos. Los crucigramas, sudokus, juegos de mesa, sopas de letras, ajedrez, palabras cruzadas, rompecabezas o puzles y muchas más, son herramientas que te beneficiarán de manera agradable.

Puedes elegir el que más te guste según tus características, o atreverte a probar cosas nuevas que no hayas intentado. Un puzzle de 1000 piezas puede ser todo un desafío que tendrá a tu cerebro activo durante un buen tiempo, o los sudokus de mayor complejidad.

La clave está en que, de vez en cuando, en tu tiempo libre, dediques unos minutos a desarrollar esto y no a ver tanta televisión. Haz trabajar a tu cerebro para que no pierda nunca esas capacidades o se quede cómodamente “dormido” o idiotizado frente a la televisión.

18. CÓMO MEJORAR LA MEMORIA: REDUCE EL ESTRÉS

Uno de los enemigos más potentes contra la falta de memoria es el estrés. Si estás en esta situación, tu cerebro se sobrecargará y será como si se bloqueara. No recordarás las cosas con claridad, no te podrás concentrar bien, seguro tendrás trastornos del sueño, e incluso podrás estar irritado sin razón aparente.

Si esto te pasa debes buscar soluciones ¡ya!

La práctica del yoga puede beneficiarte mucho. Son ejercicios que incentivan la concentración y no requieren condiciones especiales o mucho esfuerzo, ya que haces todo según el ritmo y posibilidades de tu cuerpo.

¿Cómo lograrlo?

La meditación y la relajación son otras aliadas para combatir el estrés. Solo unos minutos al día, con 10 bastará; preferiblemente al acostarte si padeces insomnio, y te sentirás más relajado.

No necesitas ser todo una experto en meditación, solo trata de relajarte y no pensar en nada más, vaciar tu mente de todos los problemas que te agobien en el día y así prepararte de manera eficaz para dormir y dejar que tu cerebro descanse. El masaje o automasaje si no tienes quién te lo dé, puede ayudarte mucho. Un sencillo masaje en los pies, hará que te relajes y liberes un poco el estrés.

Mejora tu memoria

19. REDUCE LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN

Por el mismo camino del estrés, están la ansiedad y la depresión, tanto que a veces vienen todos juntos.

Potencia al máximo los consejos que te di antes sobre la relajación, y diviértete con tus amigos de vez en cuando. No te dejes abatir por una tarea o por algo que no recuerdes, date el valor que tienes y ten calma: lograrás tus metas.

Si se ha vuelto crónico, es muy necesario e importante que consultes a un especialista, pero mi mejor recomendación es que trabajes en ello con las técnicas que antes te mencioné, porque el uso de fármacos, a veces, puede empeorar las cosas. Ante todo, nunca los tomes por tu cuenta y riesgo, busca siempre el consejo de un doctor.

20. CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Hay muchos alimentos que pueden ayudarte a mejorar tu memoria o a prevenir enfermedades del sistema nervioso.

Lo más importante que debes tener en cuenta es llevar una dieta balanceada y saludable, evitando o consumiendo con moderación los azúcares y carbohidratos, así como las grasas saturadas y los alimentos que contengan gran cantidad de calorías. Aquí te dejo la lista de los que pueden resultarle beneficiosos para la salud de tu cerebro:

  • Almendras, nueces y otros frutos secos: con altos índices de antioxidantes, aceites esenciales, vitaminas y aminoácidos favorecerán tus procesos neuronales, la concentración y la memoria.
  • Salmón y otros pescados azules: ricos en omega-3, que es un ácido graso capaz de fortalecer y proteger tu cerebro y prevenir enfermedades como el alzheimer.
  • Chocolate negro: mejora la circulación sanguínea y el flujo de sangre que llega a tu cerebro, debe tener una alta composición de cacao.
  • Té verde: algunos estudios indican que es beneficioso porque tiene propiedades antioxidantes y retarda el proceso degenerativo de las células.
  • Vino rojo: se dice que consumido con moderación (una copa diaria) mejora el flujo sanguíneo por los flavonoides presentes en el vino y ayudará a la correcta oxigenación de tu cerebro.
  • Aceite de oliva: rico en vitaminas, antioxidantes y minerales que reducirán el deterioro de tu cerebro y lo fortalecerán.
  • Vegetales de hojas verdes: espinacas, lechugas, entre otros, tienen un gran contenido de antioxidantes y vitamina K, los cuales fortalecerán tu capacidad neuronal.

Mejora la memoria

Bueno, aquí ya tienes para empezar a practicar con estos trucos y ejercicios para lograr tu objetivo de cómo mejorar la memoria.  Si nada de esto funciona, en un período prolongado de tiempo, debes consultar a tu médico.

Si decides tomar alguna receta, siempre acude al doctor y no tomes nada sin su autorización.

Ante todo, continúa esforzándote pero con calma, sin lastimarte o reprimirte por no lograrlo a la primera. La voluntad de seguir adelante a veces es el mejor premio. Recuerda siempre no desanimarte ni darte por vencido; la clave está en seguir intentándolo.

 

 

 

 

 

Leave a Reply