Estrategias cotidianas para mejorar la memoria en solo 3 meses

La memoria es una de las capacidades que más utilizamos continuamente, a veces sin percatarnos siquiera de ello y cuando falla, nos preocupamos mucho y dudamos de  nuestras habilidades; por fortuna, esto tiene remedio si aplicas las numerosas estrategias cotidianas para mejorar la memoria que existen.

En este artículo voy a darte algunas de estas estrategias que van a ayudarte a aumentar la memoria y la concentración.

No importa si tienes 10, 30, 70 o más años, en todas las edades son útiles estos tips.

Si tienes algún padecimiento médico como Alzheimer, demencia senil o algún familiar tuyo lo tiene, sin duda este artículo podrá ayudarte mucho, al menos, a sobrellevar sus síntomas y disminuirlos lo más posible.

Así que no pierdas de vista estos útiles consejos que te presento a manera de ejercicios para lograr mejorar tu capacidad de memoria, ¡en muy poco tiempo!

Ten presente estas estrategias cotidianas para mejorar la memoria

EJERCICIO # 1
Estrategias cotidianas para mejorar la memoria: PASATIEMPOS PARA PRACTICAR TODOS LOS DÍAS

Como si se tratara de una tarea escolar, una de las estrategias cotidianas para mejorar la memoria que puedes usar es la práctica de sudokus, crucigramas, sopas de letras, palabras cruzadas, entre muchos otros.

Descarga de Internet alguna aplicación que sea para esto, busca revistas y periódicos o incluso libros en los que aparezcan estos pasatiempos ¡y a jugar!

Es una excelente manera de entrenar la memoria y fortalecer el cerebro de forma lúdica y divertida, muy recomendada por especialistas a cualquier edad, y tanto si se tienen problemas de memoria como si no, pues sirve también para prevenirlos.

Al principio puede costarte un poco de trabajo, pero con el paso del tiempo y la práctica diaria verás cómo ganas en agilidad ¡y los resuelves cada vez más rápido!

Una ayuda extra también la puedes encontrar en el artículo Cómo mejorar la memoria: ¡Utiliza estos 20 consejos a tu favor!

EJERCICIO # 2: PUZLES O ROMPECABEZAS PARA TODOS LOS GUSTOS

Uno de los juegos de niños más gustados en todo el mundo son los llamados puzles o rompecabezas.

Los hay de muchos tamaños y con más o menos piezas, y podrás encontrarlos en cualquier lugar o incluso hacerlos tú mismo.

Una de las estrategias cotidianas para mejorar la memoria rápido, es practicar haciendo un rompecabezas nuevo y midiendo el tiempo que demoras en hacerlo.

Será como ponerte un reto a ti mismo, porque luego podrás comparar cuando armes otro.

Si te cuestamucho, o el puzle es muy grande (los hay de más de 1000 piezas), prueba hacerlo sin el límite temporal.

Debes evitar repetir el mismo rompecabezas muy seguido, porque te lo aprenderás de memoria y ya no funcionará igual, aunque siempre tendrás resultados en tu rendimiento y capacidad de retener información.

Algo que puedes hacer para reutilizar los que ya has hecho, es retomarlos pasado algún período de tiempo, pues los habrás olvidado un poco ya.

Camina hacia atrás y cambia el trayecto habitual, es una de las estrategias para mejorar la memoria

EJERCICIO # 3: CAMINA HACIA ATRÁS SIN VOLTEAR

Una de las estrategias cotidianas para mejorar la memoria es haciendo el simple ejercicio de caminar hacia atrás.

Puedes hacerlo en tu casa o también en un lugar muy conocido por ti.

Claro, nunca en la calle o donde puedas estar sometido a algún peligro, pues puedes hacerte daño.

Quizás te cueste un poco de trabajo las primeras veces no voltearte a ver, pero irás ganando  agilidad con la práctica cotidiana.

Algo similar que puedes intentar, es caminar con los ojos cerrados o vendados.

Esto es incluso mejor que hacerlo hacia atrás, pero otra vez te advierto que es solo para sitios que conozcas a la perfección o si tienes la ayuda de un amigo que te guíe.

EJERCICIO # 4: CAMBIA LA RUTA DIARIA PARA TRASLADARTE

A veces es muy simple mejorar la memoria estratégicamente.

Las cosas cotidianas las hacemos sin pensar y nuestro cerebro se habitúa a ello y se adormece, lo cual provoca que hagamos las cosas casi como un autómata.

Una de las ideas que puedo darte para que estés totalmente consciente de todo lo que está a tu alrededor y mantengas tu cerebro muy activo, es cambiar la ruta para ir de casa al trabajo o la escuela, así como para regresar.

Te parecerá muy simple y lo es, pero no deja de ser realmente efectivo.

Descubrir lugares nuevos o ir a direcciones donde nunca habíamos estado, es muy buen ejercicio como una de las estrategias cotidianas para mejorar la memoria y la concentración.

Además, tener la capacidad de saber orientarte y llegar al sitio que quieres es una muy buena señal del rendimiento óptimo de tu cerebro.

Varía el uso de tu manos para las tareas cotidianas

EJERCICIO # 5: USA TU MANO NO DOMINANTE EN LAS TAREAS COTIDIANAS

Este tipo de ejercicios en los que se usa la mano no dominante suelen ser un poco más complejos y llevan una dosis de paciencia contigo mismo.

Tenlo en cuenta al momento de usar las estrategias cotidianas para mejorar la memoria.

¿Cuál es tu mano no dominante? Muy sencillo, es la que no usas habitualmente para hacer todas las cosas o la mayoría de ellas: escribir, comer, cepillarte los dientes, etc.

Pues esta es precisamente la mano que no vas a usar. Puedes empezar por tomar el mouse de la computadora con la mano contraria a la que usas todo el tiempo, no será sencillo, pero lo lograrás.

Luego puedes pasar a comer con la mano con la que habitualmente no lo haces, tomar el cubierto de manera correcta quizás sea todo un reto, pero valdrá la pena.

Deberás tener un poco de paciencia y no tanta hambre, porque de lo contrario terminarás por derramar toda la comida fuera de tu boca o ensuciarte de más.

Y lo que parece más sencillo, lavarte los dientes: prueba hacerlo con la otra mano, con la que jamás lo haces.

Será toda una batalla que los dientes queden limpios y usarás músculos en esa mano que pensabas que no estaban ahí.

Además, es probable que te pase lo que nunca antes: que termines muy agotado después de cepillarte los dientes.

Con estos simples ejercicios estimularás el hemisferio contrario del cerebro y, además, harás de manera muy consciente estas actividades que pueden llegar a ser rutinarias y simples.

Presta mucha atención a las noticias, esto ayudará a tu memoria

EJERCICIO # 6: ESTAR AL DÍA CON LAS NOTICIAS

Una de las excelentes estrategias cotidianas para mejorar lamemoria es hacer el siguiente ejercicio:

Al levantarte en la mañana, enciende el televisor o la radio, o busca la prensa del día. Presta atención a las noticias y escúchalas o léelas con cuidado, como si no quisieras olvidarlas.

Y es que precisamente el objetivo es ese: recordarlas.

A la hora de irte a la cama, incluso ya acostado, toma papel y lápiz e intenta anotar ahora todos los titulares de las noticias que viste al comenzar el día.

Mientras más recuerdes, mejor está tu capacidad cognitiva. Si has olvidado casi todo ¡no tepreocupes!

Recuerda que esto es un ejercicio precisamente para eso. Verás que con la práctica habitual mejorarás cada día.

Si quieres saber más sobre la memoria, te invito para que leas este artículo de la Universidad de Alicante.

EJERCICIO # 7: CON LOS OJOS CERRADOS

Ya te hablé antes de lo útil que puede ser caminar con los ojos vendados, pero hay otras estrategias cotidianas para mejorar la memoria que puedes hacer así y que te servirán para lograrlo estratégicamente.

Por supuesto, no pueden ser cosas que impliquen algún peligro como cocinar o algo similar pero podrías, como por ejemplo, bañarte con los ojos cerrados.

Ubica correctamente las cosas en tu baño, prepara todas las condiciones, ya estás en la ducha listo para empezar.

Ahora cierra los ojos. Aunque parezca algo tonto podrás comprobar que hay cosas de las que ni siquiera te percatabas al bañarte.

Bañarnos es una actividad que hacemos todos los días y por lo tanto se vuelve un acto rutinario, tanto que podemos llegar al punto de estar tan absortos en nuestros pensamientos y no prestar atención en absoluto a algo tan importante como bañarnos.

Al cerrar los ojos estamos obligados a hacer consciente algo que se hace casi de manera inconsciente.

Y lo mismo pasa al vestirnos. Puedes incluso seleccionar la ropa que vas a usar guiándote solo por el tacto y por el recuerdo del lugar donde está guardada en el armario.

O también puedes usar la rutina completa con los ojos cerrados: desvestirte, bañarte, secarte,buscar la ropa y vestirte.

Claro, ten en cuenta que no podrás hacerlo muy rápido por más que quieras y que debes tomar todas las precauciones necesarias para no resbalar y caer o hacerte daño.

Por supuesto, al terminar y antes de salir de casa, mírate en el espejo y corrige los posibles errores de no ver lo que hacías.

Estrategias cotidianas para mejorar la memoria: Identifica los ingredientes de las comidas

EJERCICIO # 8: IDENTIFICANDO INGREDIENTES AL COMER

Esta será una de las estrategias cotidianas para mejorar  la memoria muy placentera porque está relacionada con la comida.

Si vas a cenar fuera en un restaurante, o si te invitan a una comida en casa de algún amigo, o incluso si alguien en casa cocina y no lo haces tú, podrás hacer este sencillo ejercicio:

Trata de identificar la mayor cantidad de ingredientes posibles, tómate tu tiempo y también utiliza la lógica o tus conocimientos previos si sabes cocinar.

Luego pregúntale al amigo que ha cocinado o al chef para que puedas comprobar si has acertado.

EJERCICIO # 9: CON OBJETOS Y PERSONAS

Para poner en práctica las estrategias cotidianas para mejorar la memoria, todo a tu alrededor te puede ser útil para lograrlo rápidamente: las personas, los objetos y tu propia casa pueden ayudarte.

Si llegas a un lugar lleno de gente, trata primero de determinar cuántas personas hay.

Luego puedes también dividir cuántos se encuentran a tu izquierda y cuántos a tu derecha al entrar.

Lo mismo puedes hacer con los objetos, puedes incluso luego tomar lápiz y papel y nombrar uno a uno lo que hayas visto, y mientras más puedas enumerar mucho mejor.

En tu casa puedes practicar con las cosas que tienes a tu alrededor.

Siéntate cómodamente, cierra los ojos y enumera cada cosa que hay en la habitación en la que estás y en qué lugar se encuentra.

Puedes empezar poco a poco, con un sitio primero y otro después o empezar enumerando los muebles y luego los adornos u otros objetos que puedan estar encima o dentro de ellos.

Mientras más detalles logres describir mayor será tu memoria. Pídele ayuda a alguien para comprobar tus resultados, o hazlo tú mismo al terminar.

Como una de las estrategias para mejorar la memoria, lee y memoriza

EJERCICIO # 10: LEER Y MEMORIZAR

Como una de las estrategias cotidianas para mejorar la memoria, ten presente que leer es una de las mejores formas de lograrlo, además de que estás incorporando conocimientos e información nueva todo el tiempo.

Si no te gusta o no has practicado este tipo de actividad, nunca es tarde para empezar, además nadie ha puesto un límite sobre lo que tienes que leer.

Es cierto que las novelas o libros complejos pueden ayudarte más, pues tendrás que relacionar una mayor cantidad de información.

Pero cualquier cosa es válida: una revista, el periódico, consultas en Internet, este artículo ¡todo cuenta!

Si siempre has tenido dificultades o te cuesta mucho leer porque no te concentras o no entiendes, no dejes de revisar Niveles de lectura: ¡Descubre los pasos para mejorar tu comprensión del texto y también Comprensión lectora y redacción ¡La guía más completa para aprender!

EJERCICIO # 11: CAMBIA LA FRASE Y CREA UNA NUEVA

Y si de lectura se trata, hay algo que puedes hacer con simples frases, esta es una de las estrategias cotidianas para mejorar la memoria.

Toma cualquier oración o sentencia, de cualquier lugar. No importa si es una frase de un autor célebre, el titular de una noticia o el slogan de una campaña publicitaria,¡todo puede serte útil!

Lo que vas a hacer es cambiar las palabras de lugar para tratar de hacer una frase totalmente nueva.

Mientras más palabras utilices de la frase original o más frases nuevas puedas crear partiendo de una misma, ¡mucho mejor!

Al leer descubres palabras nuevas que ampliarán tu vocabulario

EJERCICIO # 12: PALABRAS NUEVAS EN TU CONVERSACIÓN

Para que veas que con la lectura siempre podrás encontrar estrategias cotidianas para mejorar la memoria, ¡aquí tienes una más!

Toma un periódico o cualquier cosa que puedas leer, identifica una palabra que no conozcas, que sea nueva para ti, o una que no recuerdes haber usado nunca.

Busca su significado correcto en el diccionario y luego trata de incorporarla en alguna conversación que tengas.

Esto mismo puedes hacer si aprendes una lengua extranjera, lo cual es excelente para aumentar la memoria y la concentración.

No importa si lo haces solo por esto o por obligación laboral o estudiantil, lo que vale es que quieras incorporar nuevos conocimientos todo el tiempo y mantener tu cerebro fresco y activo.

Igualmente puedes usar un diccionario para seleccionar la palabra nueva: lo abres al azar y sin mirar escoges una. ¡Verás que vale la pena!

EJERCICIO # 13: DESCRIBE UNA IMAGEN CON LA MAYOR CANTIDAD DE ELEMENTOS

Otro ejercicio que puedes usar como método para mejorar la memoria rápido, es aplicando tu memoria visual.

Busca una imagen en una revista o algún libro, incluso una en Internet. No importa cuál, y mientras más tengas, más podrás practicar todos los días.

Mírala con detenimiento durante unos segundos, luego toma papel y lápiz y trata de describir con la mayor cantidad de adjetivos la foto.

Igualmente puedes poner la mayor cantidad de objetos que recuerdes estaban en ella o incluso ir más lejos y poner su posición exacta dentro de la imagen.

Si eres diestro dibujando puedes intentar copiar la imagen, eso sí, ¡será todo a través de tu memoria!.

Solo volverás a ver la foto cuando hayas terminado de hacer el ejercicio para comprobar tus aciertos y errores.

Otra de las estrategias cotidianas para mejorar la memoria: Cambia la perspectiva para descubrir cosas nuevas

EJERCICIO # 14: CAMBIA LA PERSPECTIVA: DALE VUELTA A LA IMAGEN

Otra de las interesantes estrategias cotidianas para mejorar la memoria y la concentración, es tomar una imagen o una foto muy conocida por ti y darle la vuelta.

Te sorprenderá detectar gran cantidad de detalles que normalmente no veías o pasabas por alto en una imagen que tantas veces has visto.

EJERCICIO # 15: CAMBIA EL RELOJ DE LA MUÑECA

Cuando vas a mirar la hora en tu reloj de pulsera haces un gesto casi involuntario: llevar tu muñeca cerca de tu campo visual.

Pero si cambias el reloj y lo pones en la otra mano, más de una vez te sorprenderás mirando la muñeca vacía.

Esta es una de las más simples  estrategias cotidianas para mejorar la memoria.

Será solo un pequeño cambio y todo tu cerebro tendrá que adaptarse y volver consciente una acción que ya tiene preconcebida.

Bueno, ya tienes unos cuantos ejercicios para practicar en casa, en la calle, en solitario o con la ayuda de tus amigos o familiares.

Lo importante es comenzar de una vez por todas a entrenar tu cerebro con estas útiles estrategias cotidianas para mejorar la memoria.

Recuerda que debes tomarlo con calma y que al principio siempre puede costarte trabajo, pero con el tiempo irás mejorando y esto influirá en todos los aspectos de tu vida:tus estudios, tu trabajo, tu relación interpersonal, tu vida diaria.

Si quieres ampliar un poco más acerca de estos temas y otros relacionados, no dudes en consultar los artículos que ponemos a tu disposición en este sitio.

Como recomendación especial te dejo la consulta de Cómo memorizar rápido: ¡Aprende con estos tips y logra tus objetivos! y también de Mnemotecnia para estudiar: ¡8 trucos para aprender y memorizar información!

Ahora ¡a trabajar y aplicar estas estrategias cotidianas para mejorar la memoria!

Leave a Reply