Uso de las estrategias de aprendizaje: Guía práctica a través de un ejemplo

¿Eres profesor y no encuentras la estrategia de aprendizaje perfecta para aplicar en tu clase? ¿Eres alumno y necesitas mejorar en tus estudios? En este artículo podrás encontrar la solución práctica a tus problemas, con el uso de las estrategias de aprendizaje.

Las técnicas de aprendizaje funcionan como si se tratase de una guía consciente que busca cumplir objetivos específicos. De esta manera, el maestro en el aula o el educando en su estudio individual, pueden beneficiarse de su aplicación.

Es decir, que puedes utilizarlas en todo momento y sacar provecho de ellas, no importa si estás de uno u otro lado en el salón de clases. La elección de cuál utilizar solo dependerá de los propósitos que persigas.

¿Todavía tienes dudas sobre cómo aplicarlas? Sigue leyendo este artículo y descubre un ejemplo que te ayudará a visualizar mejor toda esta teoría. Si te interesan estos temas, te recomiendo consultar Métodos de aprendizaje ¡Los 8 métodos más usados y exitosos en el mundo!, para que amplíes la información que tengas sobre esta y otras temáticas.

DESVENTAJAS DE NO UTILIZAR LAS ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

Si quieres que tu clase o tu estudio sean satisfactorios, debes siempre aplicar un método de aprendizaje, aquí sabrás cómo hacer un buen uso de las estrategias de aprendizaje.

Si eres docente, no puedes pretender nunca impartir un contenido sin una estructura previa para hacerlo llegar a los alumnos. Si eres estudiante, no lograrás aprovechar tu tiempo para estudiar si no te organizas antes y decides cómo vas a realizar esta tarea.

¿No te convences aún? ¿No sabes por qué debes usar tácticas y técnicas de aprendizaje? Pues aquí te dejo una pequeña lista de desventajas o cosas que te pueden salir mal por no hacer uso de las estrategias de aprendizaje:

Estrategias de aprendizaje

  1. Conocimiento “sujeto por alfileres”:

  • Si eres alumno: Retendrás a corto plazo informaciones pero no las incorporarás del todo a tus conocimientos, y lo más probable es que termines por olvidarlas pasado un tiempo. Como si se tratase de notas sujetas por clavos o chinches, al terminar de utilizarlas las desprenderás y no habrás aprehendido la información.
  • Si eres profesor: El aprendizaje tardará más o nunca llegará a ser significativo y no lograrás nada en tus educandos, que desaprovecharán e incluso rechazarán tu clase.
  1. Conocimiento sin aplicación práctica:

  • Si eres alumno: Derivado de lo anterior, si no puedes interiorizar o fijar de manera correcta lo que has aprendido, pues no podrás aplicarlo luego. La información nueva que intentes incorporar no podrás transformarla y reutilizarla en otras situaciones.
  • Si eres profesor: Lo anterior igualmente ocurre aquí, la información que estés tratando de transmitir a tus educandos no se fijará en su cerebro para convertirse en conocimiento aplicable posteriormente en exámenes o en otras asignaturas.
  1. Eficacia del proceso de aprendizaje:

  • Si eres alumno: Por ende, si no funciona lo anterior, el proceso de aprendizaje en su conjunto no será todo lo efectivo y eficaz que deseas. Tardarás más en memorizar y en entender el contenido estudiado, por lo tanto desaprovecharás más el tiempo de estudio.
  • Si eres profesor: Tus alumnos igualmente no entenderán la clase impartida, tendrán más dudas y algunas incluso en contenidos primarios. Tendrán que hacer un estudio individual muy poderoso si quieren salvar la materia que no han logrado aprender de ti.
  1. Tiempo mal empleado por desconocimiento:

  • Si eres alumno: Si desconoces o aplicas mal una estrategia de aprendizaje, es muy probable que no obtengas los resultados esperados. Una vez más estarás desaprovechando tu tiempo de estudio si no realizas un análisis sobre cuál método utilizar y en qué momento, según la asignatura, el tipo de evaluación, cantidad de información a estudiar, etcétera.
  • Si eres profesor: El momento y el motivo por el cual utilizar una técnica de enseñanza en el aula son cruciales. Si no reflexionas conscientemente sobre esto, crearás el efecto contrario en tus estudiantes, quienes se dispersarán en clase y harán más trabajosa tu labor como docente.

Cómo hacer uso de las estrategias de aprendizaje

USO DE LAS ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE MÁS CONOCIDAS

Para hacer un buen uso de las estrategias de aprendizaje, debes saber que las estrategias didácticas puedes encontrarlas catalogadas de diferente manera; según el autor y el año de aparición puede ser muy diversa la terminología, por solo citarte algunos nombres, aquí tienes una pequeña lista de las clasificaciones, sus nombres y autores:

  • Danserau (1978): Las clasifica en primarias y de apoyo.
  • Weinstein (1982): Propone 5 tipos: rutinarias, físicas, imaginativas, de elaboración y de agrupación.
  • Stanger (1982): Estrategias de memoria, de dominio y de creatividad.
  • Jones: (1983): Estrategias de codificación, generativas y constructivas.
  • Beltrán (1987): Las clasifica en atencionales, de codificación, metacognitivas y afectivas.
  • Pozo (1989): Estrategias de repaso, de elaboración simple y compleja, y posteriormente en 1990 agrega las de organización.
  • Román y Gallego (1994): Estrategias de adquisición, de codificación, de organización, de recuperación y de apoyo, con subclasificaciones dentro de cada una de estas.
  • Meza y Lazarte (2007): Estrategias generales y situacionales.

Estas son solo algunas de las clasificaciones que han aparecido a lo largo de la historia y de las investigaciones en relación con el uso de las estrategias de aprendizaje.

Si quieres ampliar en este tema y otros relacionados, no dudes en revisar el artículo Estrategias de aprendizaje: ¡Descubre cuándo y cómo utilizarlas!, el cual te ofrecerá mucha más información.

Ahora, las clasificaciones anteriores son conocidas, pero sin duda las más usadas y trascendentes en la actualidad son las siguientes:

  1. Estrategias de ensayo: Usadas en el estudio que implique memorización de los contenidos, pues están basadas en la repetición escrita u oral. Se auxilia de técnicas como la reescritura, el subrayado, entre otras.
  2. Estrategias de elaboración: Con ellas se busca crear relaciones entre el contenido nuevo y lo ya conocido por el estudiante, para facilitar su comprensión y aplicación posterior. Utiliza como apoyo el resumen, la paráfrasis, entre otros.
  3. Estrategias de organización o estructuración: Basadas en el agrupamiento de la información para recordarla y aprenderla con mayor facilidad, además utiliza para su implementación cuadros sinópticos, mapas conceptuales, etc.
  4. Estrategias de control de la comprensión: Están basadas en la supervisión y seguimiento de todo el proceso de aprendizaje, la efectividad de cada técnica aplicada, el logro o no de los propósitos previstos, entre otras. Se divide en tres subestrategias:
  • Estrategias de planificación: Realizadas antes de comenzar a estudiar, para programar o planificar, como su nombre lo indica, todos los aspectos que intervendrán en la tarea: delinear objetivos, establecer técnicas a utilizar, determinar responsables de cada parte, etc.
  • Estrategias de regulación, dirección y supervisión: En esta estrategia se revisa y se verifica la planificación anterior y su eficacia, de lo que puede resultar, incluso, que esta cambie o que se modifique la técnica de aprendizaje empleada si no está ofreciendo los resultados esperados.
  • Estrategias de evaluación: Aparecen en todo el proceso de aprendizaje, pues evalúan a este constantemente para comprobar los avances del alumno.  

5. Estrategias de apoyo o afectivas: Sustentadas en la manera en la cual el alumno aprende los contenidos y en cómo se puede mejorar esto. Están enfocadas en mantener la concentración y la motivación, controlar la ansiedad y el estrés, trabajar bien con el tiempo planificado sin desperdiciarlo, entre otras.

Puedes conocer más sobre el uso de las estrategias de aprendizaje y su relevancia en el rendimiento académico de los alumnos, en la Revista de Investigación Educativa, si quieres profundizar más sobre este tema.

El buen uso de las estrategias de aprendizaje

EJEMPLO PRÁCTICO DE LA APLICACIÓN DE LAS ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

Bueno, ¡llegó la hora de poner en práctica todo esto y hacer un buen uso de las estrategias de aprendizaje

La teoría es importante que la conozcas para que puedas saber qué vas a  aplicar, pero también es necesario que sepas cómo hacerlo ¡y no hay mejor manera de entenderlo que con un ejemplo!

Aquí te dejo un fragmento de la novela “Ensayo sobre la ceguera”, del Premio Nobel de Literatura José Saramago, escritor portugués ya fallecido. El uso de las estrategias de aprendizaje, por supuesto, aparecen combinados, pero en algunas ocasiones, para que te des cuenta, te resalto entre paréntesis cuál se está usando.

Además, después de algunas preguntas, te propongo comentarios o aclaraciones que te servirán a la hora de responderlas o de crear tu propia guía de estudio y tus propias interrogantes.

Este ejemplo puede servirte mucho si eres profesor, pues sería como la planificación de una clase, pero también si eres alumno y quieres planificar los ejercicios que harás en tu tiempo de estudio. En cualquier caso aprovecha el uso de las estrategias de aprendizaje y ¡sácale provecho al máximo!

EJERCICIO PRÁCTICO:

  1. Lee detenidamente el siguiente texto:

“Se iluminó el disco amarillo. De los automóviles que se acercaban, dos aceleraron antes de que se encendiera la señal roja. En el indicador del paso de peatones apareció la silueta del hombre verde. La gente empezó a cruzar la calle pisando las franjas blancas pintadas en la capa negra del asfalto, nada hay que se parezca menos a la cebra, pero así llaman a este paso. Los conductores, impacientes, con el pie en el pedal del embrague, mantenían los automóviles en tensión, avanzando, retrocediendo, como caballos nerviosos que vieran la fusta alzada en el aire. Habían terminado ya de pasar los peatones, pero la luz verde que daba paso libre a los automóviles tardó aún unos segundos en alumbrarse. Hay quien sostiene que esta tardanza, aparentemente insignificante, multiplicada por los miles de semáforos existentes en la ciudad y por los cambios sucesivos de los tres colores de cada uno, es una de las causas de los atascos de circulación, o embotellamientos, si queremos utilizar la expresión común”.

“Al fin se encendió la señal verde y los automóviles arrancaron bruscamente, pero enseguida se advirtió que no todos habían arrancado. El primero de la fila de en medio está parado, tendrá un problema mecánico, se le habrá soltado el cable del acelerador, o se le agarrotó la palanca de la caja de velocidades, o una avería en el sistema hidráulico, un bloqueo de frenos, un fallo en el circuito eléctrico, a no ser que, simplemente, se haya quedado sin gasolina, no sería la primera vez que esto ocurre. El nuevo grupo de peatones que se está formando en las aceras ve al conductor inmovilizado braceando tras el parabrisas mientras los de los vehículos de atrás tocan frenéticos el claxon. Algunos conductores han saltado ya a la calzada, dispuestos a empujar al automóvil averiado hacia donde no moleste. Golpean impacientemente los cristales cerrados. El hombre que está dentro vuelve hacia ellos la cabeza, hacia un lado, hacia el otro, se ve que grita algo, por los movimientos de la boca se nota que repite una palabra, una no, dos, así es realmente, como sabremos cuando alguien, al fin, logre abrir una puerta, Estoy ciego”.

Uso de las estrategias de aprendizaje

  1. Identifica el autor si lo conoces y los datos que sepas de él. Responde si conoces o has leído algo más de este autor y qué relación puedes encontrar con esto que acabas de leer (estrategia de elaboración).
  2. Analiza la puntuación utilizada en el texto e identifica posibles “anomalías” según las reglas de puntuación conocidas por ti, (estrategia de elaboración).

Para esta pregunta es muy útil la manera que tiene de escribir este autor, a manera de párrafos largos y sin utilizar muchos signos de puntuación, o usando incluso mayúsculas después de la coma.

  1. Divide por partes y vuelve a leer, de preferencia en voz alta, entendiendo e interiorizando cada segmento (estrategia de ensayo).

Las divisiones aquí pueden ser en cada punto y seguido o en cada párrafo.

  1. Identifica introducción, desarrollo y desenlace en este fragmento del texto (estrategia de organización o estructuración).

En estas últimas preguntas te puede ser de gran ayuda consultar el texto Niveles de lectura: ¡Descubre los pasos para mejorar tu comprensión del texto!, para que tengas total dominio a la hora de leer.

  1. Selecciona las palabras que puedan presentar dificultad.

Por ejemplo: peatones, silueta, asfalto, embrague, fusta, avería, semáforo, hidráulico, braceando, etc.

  1. Busca su significado, repítelas en voz alta y reescríbelas en una hoja de papel para fijar la ortografía (estrategia de ensayo).

Esto puedes hacerlo cuantas veces creas necesario, incluso en varios momentos de tu estudio, ya que puedes crear esta lista y usarla a manera de apoyo cada vez que veas la palabra,  solo tendrás que mirar la lista y ver el significado. Así hasta que no necesites mirar.

  1. Crea una oración con cada una de ellas, usándolas según su significado ya aprendido (estrategia de elaboración).

Esto refuerza la interiorización del significado de la palabra al aplicarla a un ejemplo creado por ti mismo.

  1. Determina y señala las ideas centrales y secundarias del texto en cuestión (estrategia de ensayo y de organización o estructuración).
  2. Selecciona las palabras claves en cada parte y realiza un esquema o cuadro sinóptico en el que relaciones la acción según va sucediendo (estrategia de organización o estructuración).

La manera de hacerlo la propones tú, de forma tal que entiendas y puedas resumir el contenido para ti.

Conoce los beneficios del buen uso de las estrategias de aprendizaje

  1. Expresa con tus palabras lo que se representa en el texto (estrategia de elaboración).
  2. Haz un resumen del texto, recuerda que para ello, dentro de lo posible, debes utilizar las palabras que aparecen en este (estrategia de elaboración).

Para responder la pregunta anterior utiliza la paráfrasis, o sea, resumir algo con tus propias palabras, pero en esta debes condensar la información que el propio texto te presenta, sin alterar mucho lo que el propio autor escribe pero quitando todas las informaciones complementarias.

  1. Según el texto, ¿por dónde y cuándo cruzan los peatones? (estrategia de elaboración).
  2. ¿Qué colores tiene el semáforo y qué significa cada uno para peatones y conductores? (estrategia de elaboración).
  3. ¿Qué significa, etimológicamente, la palabra “semáforo”? (estrategia de ensayo).
  4. ¿Cómo es correcto decir, “semáforo” o “semáfaro”?, ¿o se puede decir de las dos maneras? (estrategia de ensayo).

Este tipo de preguntas se hacen para corregir posibles errores en la pronunciación de las palabras que hacen que la manera incorrecta parezca que no lo es.

  1. ¿Has vivido o visto situaciones similares a la que el texto presenta? (estrategia de elaboración).
  2. ¿Conoces algún semáforo que puedas nombrar? (estrategia de elaboración).
  3. ¿Por qué el hombre tiene el auto detenido? (estrategia de ensayo).
  4. Recrea una escena similar cambiando alguna parte intermedia de la historia pero manteniendo el mismo final inconcluso (estrategia de elaboración).
  5. ¿Qué crees que le sucederá al hombre del auto detenido? Recrea otro final (estrategia de elaboración).

Para reforzar la comprensión que tienes del texto, nada mejor que cambiar la historia original.

  1. Identifica las diferentes acepciones de la palabra “paso”. ¿A cuál se hace referencia en el texto? (estrategia de ensayo y de elaboración).
  2. Identifica las diferentes acepciones de la palabra “calzada”. ¿A cuál se hace referencia en el texto? Emplea otros sinónimos que la sustituyan (estrategia de ensayo y de elaboración).

El uso del diccionario es fundamental como apoyo al estudio. Motivar su utilización es importante si eres profesor, y si eres alumno ¡no dejes de tenerlo cerca!

Elige cómo hacer un buen uso de las estrategias de aprendizaje

  1. ¿Qué significa la palabra “hidráulico”? Busca su raíz etimológica y su familia de palabras (estrategia de ensayo y de elaboración).
  2. Selecciona todos los sustantivos del texto (estrategia de ensayo).
  3. Agrúpalos por categorías (estrategia de organización o estructuración).
  4. Crea un esquema en el que relaciones tres o más sustantivos (estrategia de organización o estructuración).
  5. Identifica y extrae los recursos literarios que encuentres en el texto (estrategia de elaboración y ensayo).

Aquí profundizas una vez más en la comprensión del texto, pues decodificar cada recurso literario que utiliza el autor es uno de los pasos claves para entender lo que te quiere transmitir.

  1. ¿Qué opinión tienes sobre el texto? ¿Te ha gustado? (estrategia de apoyo o afectiva).
  2. La recomendación final es ver la película “Blidness” o “Ceguera” (2008), del director Fernando Meirelles, que es una adaptación de la novela de Saramago de la cual es el fragmento anterior (estrategia de apoyo o afectiva).

Bien, ya tienes las preguntas del ejercicio, solo te queda utilizar esta idea y ¿por qué no?, responder este cuestionario y evaluar tus capacidades; te será muy útil si la asignatura en cuestión tiene que ver con el lenguaje, la literatura y la gramática, así podrás hacer buen uso de las estrategias de aprendizaje.

Como habrás podido darte cuenta, las estrategias de ensayo, de elaboración y de organización o estructuración, aparecen con mayor frecuencia. Esto no quiere decir que las otras no estén presentes.

Desde la propia selección del texto, aspecto crucial para estimular la lectura, están funcionando las estrategias de apoyo o afectivas.

Las que están relacionadas con el control de la comprensión, aparecen en todo el ejercicio, desde el mismo momento de la selección de las preguntas a responder; además, recuerda que estas tienen que ver con la planificación, seguimiento y evaluación del proceso de aprendizaje, por lo tanto solo tú podrás aplicarlas en función de los objetivos que te propongas lograr y así lograrás comprender mejor con el uso de las estrategias de aprendizaje.

ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA ELEGIR LA ESTRATEGIA CORRECTA

El ejercicio que te he presentado está muy bien a manera de ejemplo, pero recuerda siempre que tú serás quién determinará qué estrategia de aprendizaje utilizar; para ello debes tener en cuenta determinados aspectos que te menciono a continuación y lograr un buen uso de las estrategias de aprendizaje.

  • Cantidad de información o contenido a prender y dificultades que pueda presentar.
  • Asignatura o materia en cuestión, a ofrecer en clase o estudiar de manera individual.
  • Tipo de enseñanza que curses o para la cual enseñes.
  • Grado de escolaridad según el año docente o real (según el conocimiento o dificultades que tengan lo estudiantes).
  • Conocimientos e informaciones anteriores que posean los estudiantes relacionados con lo que van a aprender nuevo.
  • Condiciones, motivaciones y dificultades que se tienen para el aprendizaje.
  • Diferencias entre cada alumno, o si eres estudiante, debes saber tus propias limitaciones para buscar ayuda en caso necesario.
  • Tipo de evaluaciones y frecuencia de estas según la asignatura, el grado de escolaridad, entre otras.

Cómo hacer uso de las estrategias de aprendizaje

Por ahora está todo dicho, solo te queda a ti seguir indagando y aprendiendo sobre estas temáticas y haciendo uso de las estrategias de aprendizaje.

Si es de tu interés te recomiendo que revises otros artículos de nuestro sitio como Estrategias de lectura: ¡Consigue leer de forma rápida y efectiva! y Cómo mejorar la memoria: ¡Utiliza estos 20 consejos a tu favor!, los cuales te brindarán información complementaria que te será de mucha utilidad a la hora de estudiar o preparar tus clases.

Espero que te haya servido de ayuda este ejemplo práctico de la aplicación y uso de las estrategias de aprendizaje que existen. Recuerda que todo parte del objetivo que te propongas alcanzar y del tiempo que dispongas para lograrlo.

Ante todo lo más importante ya lo tienes: has decidido investigar y estudiar por ti mismo lo que luego podrás aplicar. Muestra de ello es que hayas llegado a este artículo. Así es que espero que logres un buen uso de las estrategias de aprendizaje.

Ahora sí, ¡a trabajar en función de lo aprendido!

Leave a Reply